Son fracturas que resultan como consecuencia de un traumatismo facial, que afectan a los huesos del macizo facial y pueden incluir a la mandíbula. El tratamiento de estas fracturas puede o no ser quirúrgico, dependiendo del grado de desplazamiento de los fragmentos y del compromiso de estructuras adyacentes de esta región.