Lipoescultura es un procedimiento quirúrgico que consiste en la eliminación de la grasa sobrante en el área del cuerpo afectada mediante su aspiración con finas cánulas que se insertan a través de pequeñas incisiones en los depósitos grasos situados bajo la piel. Con la succión de la grasa sobrante, se consigue moldear la zona tratada con la consiguiente mejora de la figura y el contorno.