Es todo aumento de volumen que deriva de tejido blando. Entre los tejidos blandos se encuentran, a modo de ejemplo, el tejido fibroso, el tejido adiposo, el tejido muscular o el tejido nervioso. Pueden ser benignos o malignos. 

Para extirparlos, se realiza una cirugía diagnóstica y terapéutica.